Martes, 10 de febrero de 2009

PRESENTACIÓN

WILFREDO RIMARI ARIAS

 

Dos enfermos terminales fueron internados en una misma habitación de un

 

hospital. Uno de ellos fue ubicado en una cama cerca de una ventana. Cada día

este hombre narraba al otro lo que podía ver a través de la ventana: los niños

jugando en el parque, los enamorados tomados de la mano, las mamás paseando

a sus bebés en sus cochecitos, los pájaros que chapoteaban en la fuente en el

centro del parque, etc. Estos relatos eran el único punto de contacto con el mundo

exterior del hombre que escuchaba a su compañero atentamente cuando con lujo

de detalles le contaba lo que veía.

Hasta que un día al despertar el hombre que se maravillaba con los relatos de su

compañero vio la cama de su amigo vacía. Había perecido durante la noche y su

cuerpo había sido retirado. Pasado unos días, el amigo solitario pidió que le

trasladaran a la cama cerca de la ventana. Cuando lo hicieron se percató de que

lo único que se podía ver a través de la ventana era una enorme pared. Intrigado,

preguntó a la enfermera ¿por qué su compañero de cuarto le contaba cosas

inexistentes?

La enfermera respondió: “Su ex compañero de habitación era ciego. No podía ver

nada. Me imagino que se lo contaba para hacerle la vida más agradable?

¿Hemos desarrollado nuestra capacidad para ver en nuestras escuelas algo que

los transforme en auténticos centros de desarrollo humano o es que nuestra visión

de futuro está demasiado distraída por los ruidos del presente? ¿Qué tan

agradables, fructíferas, divertidas, entretenidas, estimulantes, motivadoras,

podemos hacer nuestras escuelas? ¿Cómo podemos convertir los muros de

nuestras escuelas en escenarios abiertos a la libertad para la imaginación, la

creatividad, la innovación, el descubrimiento, la investigación, el ensayo, la

experimentación...? ¿Cómo pintar con nuestra imaginación un modelo de escuela

que libere los talentos que duermen en el interior de cada uno de nuestros

alumnos y alumnas y les permita desarrollarlos? ¿Cómo hacer posible nuestros

ideales de una escuela abierta al diálogo, a la crítica, a la participación

responsable, al trabajo en equipo, a la solidaridad, al amor, a la paz, a la vida...?

En suma, ¿Cómo construir una escuela a la altura de las necesidades y demandas

de nuestros educandos?

Una gran alternativa para ello es a través de los proyectos educativos

innovadores, es decir, a través de propuestas orientadas a convertir nuestras

escuelas en centros de desarrollo integral, centros de vida, centros de

investigación, centros de aprendizaje significativo...

Debo señalar que un factor decisivo para el éxito de cualquier proyecto de

innovación educativa es el apoyo del director o directora del centro y de la

comunidad educativa. Sin este soporte, los proyectos difícilmente podrán

prosperar. De allí la necesidad de su participación comprometida.

La Innovación Educativa, instrumento de desarrollo – Wilfredo Rimari Arias

 

1. DEFINICIÓN DE INNOVACIÓN EDUCATIVA

1.1¿Qué es Innovación?

La palabra innovación proviene del sustantivo latino

innovatio. Su étimo es novus, que constituye la

base de un extenso campo léxico:

novo, novitas, novius, renovo, renovatio, renovator, innovo e

innovatio

. Es interesante resaltar la existencia en latín del verbo novo (novare), sin prefijo, cuyo

significado equivale al de los verbos

 

innovar y renovar (RIVAS, 2003)

.

Según el criterio de la Academia, el prefijo in-, de origen latino, en su primera acepción equivale a

en, adentro, dentro de, al interior

 

interioridad, sea como introducción de algo nuevo proveniente del exterior; sea como

obtención o extracción de algo, que resulta nuevo, a partir del interior de una realidad determinada.

Innovación sería, entonces, tanto el ingreso de algo nuevo,

dentro de una realidad preexistente,

cuanto la extracción o emergencia de algo, que resulta nuevo, del

interior de una realidad

preexistente.

En suma, podemos afirmar que la innovación es una realización motivada desde fuera o dentro de

la escuela que tiene la intención de cambio, transformación o mejora de la realidad existente en la

cual la actividad creativa entra en juego.

1.2¿Qué es Innovación Educativa?

Varios autores han aportado con definiciones de innovación educativa. Entre ellos está Jaume

Carbonell (CAÑAL DE LEÓN, 2002: 11-12), quien entiende la innovación educativa como:

“(un) conjunto de ideas, procesos y estrategias, más o menos sistematizados, mediante los

cuales se trata de introducir y provocar cambios en las prácticas educativas vigentes. La

innovación no es una actividad puntual sino un proceso, un largo viaje o trayecto que se

detiene a contemplar la vida en las aulas, la organización de los centros, la dinámica de la

comunidad educativa y la cultura profesional del profesorado. Su propósito es alterar la

realidad vigente, modificando concepciones y actitudes, alterando métodos e

intervenciones y mejorando o transformando, según los casos, los procesos de enseñanza

y aprendizaje. La innovación, por tanto, va asociada al cambio y tiene un componente –

explícito u oculto- ideológico, cognitivo, ético y afectivo. Porque la innovación apela a la

subjetividad del sujeto y al desarrollo de su individualidad, así como a las relaciones teoríapráctica

inherentes al acto educativo.”

Por su parte, Francisco Imbernón (1996: 64) afirma que:

“la innovación educativa es la actitud y el proceso de indagación de nuevas ideas,

propuestas y aportaciones, efectuadas de manera colectiva, para la solución de situaciones

problemáticas de la práctica, lo que comportará un cambio en los contextos y en la práctica

institucional de la educación”.

De otro lado, Juan Escudero (PASCUAL, 1988: 86) señala que:

“Innovación educativa significa una batalla a la realidad tal cual es, a lo mecánico, rutinario

y usual, a la fuerza de los hechos y al peso de la inercia. Supone, pues, una apuesta por lo

colectivamente construido como deseable, por la imaginación creadora, por la

La Innovación Educativa, instrumento de desarrollo – Wilfredo Rimari Arias

 

transformación de lo existente. Reclama, en suma, la apertura de una rendija utópica en el

seno de un sistema que, como el educativo, disfruta de un exceso de tradición,

perpetuación y conservación del pasado. (...) innovación equivale, ha de equivaler, a un

determinado clima en todo el sistema educativo que, desde la Administración a los

profesores y alumnos, propicie la disposición a indagar, descubrir, reflexionar, criticar...

cambiar.”

Escudero concluye afirmando que hablar de innovación educativa significa referirse a proyectos

socioeducativos de transformación de nuestras ideas y prácticas educativas en una dirección social

e ideológicamente legitimada, y que esa transformación merece ser analizada a la luz de criterios

de eficacia, funcionalidad, calidad y justicia y libertad social.

2. OBJETIVOS DE LA INNOVACIÓN EDUCATIVA

Si bien el principal objetivo de los procesos de innovación es mejorar la calidad de la educación,

también es cierto que tiene otros objetivos como los siguientes

a)

 

b)

 

c)

 

d)

 

e)

 

f)

 

g)

 

h)

 

i)

 

La Innovación Educativa, instrumento de desarrollo – Wilfredo Rimari Arias

 

3. PRINCIPIOS DE INNOVACIÓN

Los principios que orientan el proceso de innovación educativa sólo se conciben dentro de un

enfoque de educación liberadora de las potencialidades del hombre y de su entorno. Entre estos

tenemos:

a) La formación del estudiante constituye la esencia de las innovaciones educativas para la

transformación cultural en procura de mejorar el nivel de vida individual y social.

b) La autonomía para que se generan los procesos de innovación educativa.

c) La investigación interdisciplinaria para la reconstrucción del conocimiento, como eje del

proceso de innovación.

d) La práctica misma que legitima la innovación educativa.

Es prudente advertir que no debe confundirse innovación con algo que es nuevo, ya que una

innovación no es buena por el hecho de ser nueva, sino básicamente porque contribuye de manera

diferente, confiable y válida a solucionar problemas educativos o a mejorar quehaceres educativos.

4. CARACTERÍSTICAS DE LA INNOVACIÓN EDUCATIVA

¿Cuáles son las señas de identidad de una innovación educativa?, ¿qué elementos, aspectos o

criterios nos permiten decir que estamos ante una innovación educativa?. Por el interés que reviste

para nuestro trabajo presentamos a continuación dos caracterizaciones de la innovación. La

primera pertenece a BLANCO-MESINA y la segunda a ESCUDERO.

4.1 BLANCO y MESSINA

BLANCO y MESSINA, (2000) sostienen que uno de los problemas más importantes en relación con

la innovación es la falta de un marco teórico suficientemente desarrollado que permita identificar

qué es o no innovador en el ámbito educativo.

A partir de un estudio del

Estado del Arte de las Innovaciones Educativas en América Latina y el

Caribe,

propiciado por el Convenio Andrés Bello, y con el propósito de contribuir a una mejor

identificación de la innovación educativa las referidas autoras proponen una serie de rasgos o

criterios que pueden caracterizar una experiencia innovadora, frente a un simple cambio, ajuste o

mejora del sistema educativo.

Su intención no es dar una definición única de innovación, sino proporcionar un marco general que

permita la identificación y el análisis de las innovaciones. Conviene señalar que los criterios están

estrechamente relacionados entre sí, y son el conjunto de todos ellos lo que puede definir las

señas de identidad de una innovación educativa.

a.

 

Innovación supone transformación y cambio cualitativo significativo, no

simplemente mejora o ajuste del sistema vigente.

La Innovación Educativa, instrumento de desarrollo – Wilfredo Rimari Arias

 

Una innovación no es necesariamente una invención, pero sí algo nuevo que

propicia un avance en el sistema hacia su plenitud, un nuevo orden o sistema.

Las transformaciones que se producen en un sistema educativo determinado no han de ser

necesariamente invenciones o algo totalmente nuevo, para ser consideradas innovaciones, sino

más bien algo nuevo o cualitativamente distinto de lo existente anteriormente y, por tanto, nuevo y

distinto para las personas que lo utilizan. Las innovaciones implican un nuevo modelo, orden o

enfoque, una forma distinta de organizar y relacionar los componentes objeto de la innovación El

significado etimológico de innovar (del latín innovare) da cuenta de este aspecto, porque innovar

significa mudar o alterar las cosas, introduciendo novedades, mientras que inventar significa hallar

o descubrir una cosa nueva o desconocida.

Lo nuevo se puede entender como una creación relacionada con el medio y con la historia del

núcleo cultural en el que se origina, o, por el contrario, desvinculada de éste, es decir, como un

emergente que prescinde de toda determinación previa. Con mucha frecuencia se entiende lo

innovador como aquello que quiere ser original sin admitir precedentes, es decir, cambiar una

realidad que hay que negar de modo absoluto. La mayoría de los autores coinciden en que lo

nuevo se define en función de una situación determinada y en relación con lo antiguo.

c.

La innovación implica una intencionalidad o intervención deliberada y en

consecuencia ha de ser planificada.

La innovación implica un cambio deliberado. Para muchos autores, los cambios que ocurren

espontáneamente, sin una intencionalidad clara y una planificación no pueden ser considerados

innovación. El elemento de planificación es asumido en las definiciones clásicas de Huberman y

Habelock y es para la mayoría de los autores un elemento para diferenciar una innovación de un

cambio general. Sin embargo, a juicio de BLANCO y MESSINA, el elemento clave es la

significación del cambio y la alteración del sentido, y no tanto la planificación en sí. Obviamente la

planificación es una estrategia que ayuda a hacer consciente el cambio que se pretende y

contribuye a optimizar el proceso, siempre y cuando no se convierta en un elemento limitador que

impida plantearse nuevas preguntas o crear nuevos espacios durante el curso de la innovación.

Innovar es un proceso que puede tomar cursos muy diferentes que difícilmente pueden predecirse

de antemano. En este sentido la planificación ha de considerarse también como un proceso

constante que se va modificando en función de la dinámica que acontece en la práctica.

La Innovación Educativa, instrumento de desarrollo – Wilfredo Rimari Arias

 

La innovación no es un fin en sí misma sino un medio para mejorar los fines de la

educación.

La mayoría de los autores de la región de América Latina consideran que cualquier innovación ha

de servir para un mayor logro de los fines de la educación y la mejora de la eficacia y calidad del

sistema educativo. En este aspecto es importante señalar que a pesar de que la mayoría de las

reformas educativas en marcha tienen como grandes finalidades mejorar la calidad y equidad del

sistema educativo, la innovación se menciona sobre todo como un medio para mejorar la calidad

más que la equidad.

e.

La innovación implica una aceptación y apropiación del cambio por aquellos que

han de llevarlo a cabo.

Para que los cambios sean profundos y permanezcan es fundamental que tengan sentido y sean

compartidos por aquellos que han de llevarlos a cabo, es decir, han de responder a sus

preocupaciones y necesidades. La apropiación y significación del cambio será más factible cuanto

mayor sea el grado de participación de los directamente involucrados. En este sentido, cuando las

innovaciones no surgen de los propios docentes, sino que se promueven por agentes externos, es

preciso llevar a cabo una serie de acciones para que los docentes se apropien y hagan suyo el

sentido del cambio.

f.

La innovación implica un cambio de concepción y de práctica.

La innovación educativa implica una nueva concepción y práctica educativa que, a su vez, quede

abierta a nuevos cambios para evitar el inmovilismo dentro de la propia innovación. Este puede ser

uno de los aspectos que diferencie claramente la innovación de la reforma; las reformas son

aspiraciones que muchas veces no transforman realmente la cultura de las escuelas. Se podría

decir que las reformas son los discursos del cambio y las innovaciones son cambios en acción.

g.

La innovación es un proceso abierto e inconcluso que implica la reflexión desde la

práctica.

La innovación no es tan sólo un producto sino, y sobre todo, un proceso y una actitud o

posicionamiento ante el hecho educativo. Si la innovación se considera simplemente como un

producto final se corre el riesgo de caer en la rutina y en la instalación de prácticas o modelos que

en su día pudieron significar una ruptura, pero que no lo son al momento actual. Muchas veces se

siguen considerando como innovaciones experiencias que llevan veinte años de funcionamiento.

El carácter dinámico y procesal se pone de manifiesto en dos hechos distintos. Por un lado,

muchas innovaciones toman cursos diferentes en su puesta en práctica y van surgiendo nuevos

elementos o propuestas que no estaban diseñadas en el proyecto inicial. Por otro, un mismo

proyecto o programa innovador da lugar a innovaciones distintas en la práctica, en función de las

peculiaridades de cada contexto en el que se desarrolla, que por definición es irrepetible. En

definitiva, se puede concluir que el proceso innovador implica la innovación dentro de la propia

innovación, tal como lo señalan diversos autores.

Considerar la innovación como proceso implica relacionarla estrechamente con la investigación y

reflexión constante sobre la práctica, y con procesos de evaluación continua, como única vía de no

caer en la rutina. Este aspecto es especialmente importante, porque, como ya se ha señalado,

existe una gran carencia de procesos de investigación y evaluación de las innovaciones. La

investigación no es tarea privativa de los investigadores profesionales; desde diferentes corrientes,

como la Pedagogía Popular, se ha legitimado el papel del maestro investigador que observa,

aprende y genera conocimientos a partir de su propia práctica.

La evaluación ha de ser también un componente fundamental de las innovaciones para identificar

si realmente se ha conseguido transformar o mejorar cualitativamente el sistema y romper con el

equilibrio rutinario. Dado el carácter dinámico de los procesos innovadores, la evaluación debe

acompañar todo el proceso y no realizarse sólo al final del mismo. Además de los impactos, es

La Innovación Educativa, instrumento de desarrollo – Wilfredo Rimari Arias

 

4.2 JUAN ESCUDERO

Escudero (PASCUAL, 1998) menciona, por su parte, cinco características que, en su opinión, son

útiles para aproximarnos a la naturaleza de la innovación educativa.

a. La innovación educativa es un proceso de definición, construcción y participación

social

La innovación en educación ha de ser pensada bajo categorías sociales, políticas, ideológicas,

culturales...

Una definición de la innovación bajo estas categorías debiera obviar “aficiones” muy frecuentes a

innovar por innovar, a la precipitación de reformas y a la falta de solidez, fundamentación y

legitimación de las mismas, así como a la recurrencia, también frecuente, a planes innovadores

como “imágenes de marca” para partidos en el poder, centros, grupos de profesores.

La innovación como categoría social, por el contrario, compromete en un proceso de deliberación

social, de concertación y de planificación, dirigido a reconsiderar los contenidos y orientaciones de

los procesos educativos en un momento histórico dado, a la luz de las coordenadas ideológicas,

sociales, económicas y culturales del sistema social.

Bajo este supuesto el cambio educativo no es pensable al margen de las tensiones y

contradicciones del mismo sistema social y de sus líneas de fuerza hacia el futuro. Igualmente,

máxime en determinadas coyunturas históricas de un país, el proyecto de cambio educativo ha de

ser ampliamente debatido y avalado por todo el cuerpo social, y no relegado a las decisiones

coyunturales de la clase política o la clase de los expertos y especialistas. Desde el mismo

presupuesto, innovar en educación requiere una fundamentación reflexiva, crítica y deliberada

sobre qué cambiar, en qué dirección, cómo hacerlo y con qué política de recursos.

b. La innovación educativa merece ser pensada como una tensión utópica en el

sistema educativo, en las escuelas, en los agentes educativos.

Innovación educativa significa, entonces, una batalla a la realidad tal cual es, a lo mecánico,

rutinario y usual, a la fuerza de los hechos y al peso de la inercia. Supone, pues, una apuesta por

lo colectivamente construido como deseable, por la imaginación creadora, por la transformación de

lo existente. Reclama, en suma, la apertura de una rendija utópica en el seno de un sistema que,

como el educativo, disfruta de un exceso de tradición, perpetuación y conservación de pasado.

Dicho en términos más próximos a la realidad, innovación equivale, ha de equivaler, a un

determinado clima en todo el sistema educativo que, desde la Administración a los profesores y

alumnos, propicie la disposición a indagar, descubrir, reflexionar, criticar...cambiar.

c. La innovación en educación ha de parecerse más a un proceso de capacitación y

potenciación de instituciones educativas y sujetos que a la implantación de nuevos

programas, nuevas tecnologías, o inculcación de nuevos términos y concepciones.

Esta idea pretende destacar cómo, hoy por hoy, goza de mayor credibilidad y validez educativa

La Innovación Educativa, instrumento de desarrollo – Wilfredo Rimari Arias

 

d. La innovación educativa no puede agotarse en meras enunciaciones de principios,

en estéticas relaciones de buenas intenciones

Es preciso que los proyectos innovadores, sin atentar contra el punto precedente, elaboren perfiles

del cambio unitario y comprehensivos en los que se defina con toda claridad la filosofía del cambio

y sus metas, las estrategias metodológicas más plausibles, los materiales y recursos más idóneos,

los nuevos roles y relaciones entre los sujetos.

En ausencia de este nivel deseable de explicitación, los proyectos educativos de cambio suelen

resultar inoperantes por lo difusos, opacos a la crítica por lo etéreos, y potencialmente poco

incisivos en la práctica.

e. Innovar en educación requiere articular debidamente una serie de procesos y

establecer con cuidado una estructura de diversos roles complementarios

Un cambio educativo exige ser debidamente construido y definido socialmente. También requiere

un cuidadoso diseño. A este respecto, sin embargo, parece superada la etapa en la que casi todas

las energías innovadoras habían de centrarse en la elaboración de diseños de cambio sólidos y

científicamente bien avalados. En estos momentos, aunque naturalmente sin obviar estos

procesos, asistimos a la era en la que ha adquirido una importancia decisiva el relativo a la

“implementación” con sus correspondientes implicaciones.

Un ámbito decisivo para cualquier proyecto de cambio es el de su puesta en práctica, el de su

desarrollo en centros y aulas, y el de su transformación en procesos y resultados de aprendizaje

para todos los sujetos implicados: profesores, alumnos, expertos, etc. De este modo, hoy

constituye un imperativo pensar y decidir sobre el cambio tanto en las fases de su construcción y

diseño como en las correspondientes a su implementación, evaluación e institucionalización.

El rol del profesor y su preparación profesional es decisiva en la realización del cambio, así como

el papel del grupo de profesores, la función de los directores escolares, las funciones de apoyo de

servicios externos y su organización a nivel regional o local. Sólo una adecuada

complementariedad entre todas esas instancias y sujetos parece ofrecer algunas garantías más

verosímiles para el éxito de proyectos innovadores.

5. TIPOLOGIA DE LA INNOVACIÓN EDUCATIVA

Las innovaciones educativas que se vienen aplicando en nuestro país y en otras latitudes no son

todas iguales. Sus intenciones, sus contenidos, sus temas preferidos, sus procesos y sus

propósitos son diferentes. De otro lado, no es fácil establecer distinciones nítidas y límites precisos

entre los diversos tipos y modalidades de la innovación educativa.

RIVAS (2000) propone una tipología de la innovación educativa que parte de la naturaleza misma

de ésta y del análisis de sus propiedades. A continuación presentamos un resumen de sus

investigaciones en cuanto a tipología de la innovación educativa.

La Innovación Educativa, instrumento de desarrollo – Wilfredo Rimari Arias

 

componente del sistema

educativo al que más directamente afecta, de la

intensidad de los cambios o alteraciones que

produce, del

modo en que se produce y, por último, de la extensión, cantidad o número de

elementos del sistema que comprende.

En lo que concierne al

componente, determinada innovación puede afectar directa y

primordialmente a los objetivos de la educación, la organización de la institución escolar, la

metodología didáctica, la orientación educativa de los estudiantes, el rol docente o cualquier otro

de los componentes del sistema o institución escolar, así como a las relaciones con e! entorno.

En lo que concierne a la

intensidad, la innovación en cuestión puede producir ligeras

modificaciones en las actitudes o cambios profundos en el comportamiento individual, grupal o

institucional. Puede comportar alteraciones débiles o vigorosas en las estructuras educativas.

Puede implicar modificaciones profundas o superficiales en los contenidos y los métodos de

enseñanza.

Por último, en lo que concierne a la

cantidad o extensión, determinada innovación puede implicar

directamente a todos los miembros del sistema escolar, al conjunto de los que integran un centro

educativo, sólo a un departamento o grupo docente o únicamente al comportamiento docente de

un profesor en su aula. También en el ámbito de la innovación se percibe la relación inversa entre

extensión e intensidad. Es el problema de las grandes reformas del sistema escolar, que lo que

ganan en extensión lo pierden en intensidad.

5.1 Tipología de las innovaciones según los componentes

Mediante la innovación educativa se puede pretender la modificación de la totalidad de los

componentes de la institución escolar o del sistema educativo en su conjunto, como en el caso de

las "magnas reformas" educativas que, por otra parte, difícilmente alcanzan sus meritorios

propósitos.

Más común es que se intente la innovación de determinados componentes, estructuras o procesos,

particularmente de aquellos que son más

accesibles y de mayor susceptibilidad al cambio, por su

posición en la estructura escolar o en la secuencia de las operaciones. Por su valor estratégico,

ciertos componentes se toman como

punto de apoyo, estructural o funcional, para iniciar la

innovación educativa, que luego se irradiará progresivamente a los restantes componentes del

sistema, según el denominado factor de

eslabonamiento. Cabe mencionar, como ejemplo, la

implantación de una auténtica evaluación continua, con sus aspectos diagnóstico, correctivo y

formativo, con sus irradiaciones a la individualización del aprendizaje, adaptación curricular,

recuperación discente, tutoría-orientación, etc.

Los componentes mismos del sistema escolar han constituido la base de ciertas tipologías de la

innovación educativa, como las formuladas por el norteamericano Matrew B. Miles o el noruego

Pier Dalin. Miles establece una pormenorizada clasificación que ilustra sobre una variedad de

innovaciones. Un proyecto innovador puede incluir uno o más componentes. En una reforma de!

sistema educativo pueden concurrir la mayoría. Tomando como base los enunciados de las 11

categorías establecidas por dicho autor, se realiza una descripción actualizada de los contenidos

concernientes a los tipos de innovación educativa, según los componentes:

1. Innovaciones en las

operaciones para el mantenimiento de los límites del sistema.

Tanto el sistema educativo, como una institución escolar, pública o privada, establecen

unas delimitaciones que permiten definir la pertenencia o no al sistema o institución

La Innovación Educativa, instrumento de desarrollo – Wilfredo Rimari Arias

 

tamaño y la extensión. Afectan al aumento o reducción del

número de unidades de la institución escolar. También incluyen las modificaciones por

aumento o disminución de la

ratio profesor-alumnos. Diversos estudios y experiencias han

tratado de determinar el tamaño óptimo de los centros escolares y la mejor

ratio profesoralumnos.

En este tipo de innovaciones se incluyen las referentes a la d

Tags: educacion, juan garcia, desayuno

Publicado por juang9106 @ 12:56  | ACTUALIDAD
Comentarios (0)
Comentarios