Viernes, 13 de marzo de 2009

ENFOQUE POR COMPETENCIAS LABORALES

El enfoque por competencias laborales surge en un marco de transformación de la producción y del trabajo, y de nuevas exigencias de competitividad respecto a la forma de desempeño del individuo en el puesto de trabajo. Pero, ser más competitivo no sólo significa atender mecánicamente las necesidades del mercado de trabajo, sino las necesidades mismas del individuo, es decir, su formación integral; poseer los conocimientos fundamentales, las habilidades sociales y las actitudes

que permitan al individuo resolver problemas y enfrentar situaciones de contingencia, así como transferir su saber, su saber-hacer y su saber-ser a distintos contextos.

Este enfoque surge también en el mundo como respuesta a la necesidad de mejorar permanentemente la calidad y pertinencia de la educación y la formación de recursos humanos, frente a la evolución de la tecnología, la producción, en general de la sociedad, y elevar así el nivel de competitividad de las empresas y las condiciones de vida y de trabajo de la población.

Existen por lo menos tres razones por las cuales la formación basada en competencias laborales es importante. Éstas se destacan en la mayoría de experiencias que se han acercado a este enfoque en el escenario mundial.

En primer lugar, enfatiza y focaliza la valorización de las personas y la capacidad humana para la construcción del desarrollo económico y social. En este sentido, recupera la humanización del trabajo, es decir, centra nuevamente el proceso de crecimiento económico y desarrollo social en el ser humano, como agente y beneficiario del cambio.

Una segunda razón, es porque este enfoque responde mejor que otros a la necesidad de encontrar un punto de convergencia entre educación y empleo; entre los esfuerzos educativos de formación profesional por una parte, y el funcionamiento del mercado laboral, por otra.

En tercer lugar, porque se adapta a la necesidad de cambio, pues la competencia es un concepto dinámico, que imprime énfasis y valor a la capacidad humana para innovar, enfrentar el cambio y gestionarlo. Particularmente los países en desarrollo enfrentan la necesidad de encontrar nuevas y más favorables formas de inserción en el mercado internacional en profunda transformación. Por tanto deben recurrir para ello a su más abundante, preciado e inagotable recurso, su gente. De allí, la importancia y proyección que el enfoque de competencias laborarles ofrece a los países en desarrollo.

Competencias

El vocablo competencia es polisémico. El diccionario de la Real Academia Española le atribuye varios significados diferentes: Por una parte competencia significa “disputa o contienda entre dos o más personas sobre algo; Situación de empresas que rivalizan en el mercado ofreciendo o demandando un mismo producto o servicio; Competencia deportiva”. Por otra parte le atribuye estos significados: “1.- Incumbencia; 2.- Pericia, aptitud, idoneidad para hacer algo o intervenir en un asunto determinado”.

Se puede entender la competencia como:

(1) Rivalidad deportiva o empresarial: Competencia deportiva, Competencia empresarial,

(2) Pericia, aptitud o idoneidad para hacer algo.

Considerando la segunda acepción, entendemos la competencia como “una configuración psicológica que integra diversos componentes cognitivos, metacognitivos, motivacionales y cualidades de la personalidad en estrecha unidad funcional, que posee el individuo para desempeñarse real y eficientemente en una esfera específica de la actividad, atendiendo al modelo de desempeño deseable socialmente construido en un contexto histórico concreto”. (Fernández González y otros, 2003:25)

Componente cognitivo.- son capacidades que permiten al hombre conocer el mundo que le rodea en toda su integridad y penetrando en su verdadera esencia. Gracias a esto, el hombre puede orientarse e influir de modo directo en la transformación de la realidad y, con esto transformarse a sí mismo. (Pérez Martín y otros, 2002: 28)

Componente metacognitivo.- son capacidades que permiten hacer referencia a los procesos que garantizan la toma de conciencia (reflexión metacognitiva) y el control (regulación metacognitiva) del proceso de construcción del conocimiento acerca de la realidad. (Llivina y otros, 2005: 13). Establece la reflexión del cómo construye el sujeto su conocimiento y los factores externos e internos que determinan su eficacia y la regulación metacognitiva que implica los procesos de planificación, evaluación, supervisión y corrección de las acciones propias de su actividad laboral y de su aprendizaje.

Componente motivacional.- integra aquellos procesos afectivos que estimulan, sostienen y orientan el desempeño eficiente del sujeto en motivaciones predominantemente intrínsecas, su autovaloración como profesional y expectativas positivas acerca de su desempeño. Las cualidades o rasgos de la personalidad son las “características relativamente estables de la personalidad que expresan las actitudes del hombre hacia los objetos y fenómenos de la realidad”. (Pérez Martín y otros, 2002: 52-54)

Competencia laboral:

Se entiende como las capacidades productivas de un individuo que se definen y miden en términos de desempeño en un determinado contexto laboral, y que movilizan conocimientos, habilidades, destrezas y actitudes necesarias para la realización de un trabajo efectivo y de adecuada calidad.

En este sentido, la competencia laboral implica la capacidad de movilizar una serie de atributos para trabajar exitosamente en diferentes contextos y bajo diferentes situaciones emergentes. Los conocimientos se combinan con las habilidades y con la percepción ética de los resultados del trabajo en el ambiente, con la capacidad de comunicarse y entender los puntos de vista de sus colegas y clientes, la habilidad para negociar e intercambiar informaciones, etc.

Clases de competencias laborales:

Se considera tres clases de competencias: Básicas, Genéricas y Específicas.

Competencias básicas: Son capacidades elementales que se desarrollan en la educación o formación básica y están asociadas a conocimientos de carácter formativo. Facilitan el ingreso y la adaptación del profesional al trabajo para asumir responsabilidades que requieran el desarrollo de habilidades específicas. Se reflejan en las actitudes, comportamientos y capacidades de índole general son necesarias para el ejercicio de la ciudadanía. Tiene relación con características de tipo personal y social.

Competencias genéricas: Son capacidades que permiten realizar desempeños comunes a diversas ocupaciones y ramas de la actividad productiva, entre ellas tenemos capacidades para planificar y organizar, capacidades y actitudes para trabajar en equipo, resolver problemas y tomar decisiones; capacidades que permitan comprender y aplicar principios científicos en el proceso de estudio de mercado, diseño, comercialización y evaluación de la producción de bienes o servicios.

Competencias específicas: Son capacidades que permiten realizar funciones productivas y de gestión propias de la profesión en el ámbito laboral de manera eficiente y eficaz, involucrando conocimientos, habilidades y actitudes. Integra las capacidades para desarrollar roles y situaciones de trabajo, en los niveles de desempeño requeridos en el campo laboral


Tags: educación, docente moderno, maestro moderno, actualidad

Publicado por juang9106 @ 1:40  | SISTEMA MODULAR
Comentarios (0)
Comentarios