Martes, 18 de marzo de 2014
La entrevista de trabajo es el paso más importante al que te enfrentarás a la hora de encontrar trabajo. Todo los pasos anteriores en el proceso de búsqueda de empleo (currículo u hoja de vida, carta de presentación, solicitud&hellipGui?o tienen el único de objetivo de conseguir llegar a una entrevista personal. Es importante que prepares bien cada paso, que domines la situación en todo momento para que puedas mostrarte tranquilo y seguro de ti mismo
PREPARANDO LA ENTREVISTA
Antes de acudir a una entrevista de trabajo, es muy recomendable que te prepares bien. Siempre hay que transmitir una sensación de seguridad y de confianza, y para ello, lo mejor es mantener la situación bajo control, estando seguro de lo que se hace
LA ENTREVISTA DESDE EL PUNTO DE VISTA DEL EMPRESARIO (ENTREVISTADOR)
¿Cómo encontrar a la persona indicada para el empleo que está ofreciendo?
Las entrevistas laborales son un paso importante en el proceso de conocer y elegir a la persona que pasará a trabajar en su equipo. ¿Qué hacer?:
1. Saber exactamente lo que necesitas:
No basta con hacer una lista de las actividades que el candidato cumplirá durante el día. Es necesario que, por lo menos, una de las preguntas tenga que ver con alguna situación crítica. ¿Cómo respondería el candidato frente a esta situación? Esta pregunta brinda información acerca de las fortalezas y debilidades de los aspirantes.
2. Determina TODAS las características que necesitas para el puesto:
No basta llenar el puesto con una persona que tenga un nutrido CV. Actualmente, las empresas valoran mucho más la actitud del trabajador por encima de su experiencia laboral. La entrevista debe hacer espacio para los intereses personales de la persona, su empatía, su habilidad para comunicarse. El objetivo no es quedarse con “el mejor de todos”, sino con el “más adecuado” para el puesto.
3. Explicar los procesos a todos los entrevistados:
Cada persona que vaya a ser evaluada debe tener toda la información necesaria para la cita laboral. Dónde, cuándo, cómo, con qué ropa. No hay razón para ser sorpresivos pues esto juega contra el empleador. La entrevista de trabajo es como una primera impresión, tanto para el entrevistado como para el que evalúa. Si la empresa no trata de la mejor manera a la persona, aun cuando no la vaya a elegir, puede que el aspirante cambie de parecer y lleve un mensaje negativo a los demás.
4. Haz tu tarea:
Muchas personas echan un rápido vistazo al CV minutos antes de la cita. Esa es la receta para el fracaso. ¿Cómo se podría lograr una conversación plena con una persona de la que no se sabe nada? Este error demuestra poco interés e irresponsabilidad por parte del entrevistado. Una rápida incursión en las redes sociales brindará suficiente información. Es bueno saber todo lo que se pueda antes de conocer al entrevistado. 5. Conversación antes que interrogación:
Las mejores entrevistas son las conversaciones. Es necesario brindar un ambiente de comodidad y confianza al entrevistado. Es más fácil conocer a una persona que se siente segura ya que siente la libertad de brindar más información, de hablar de sus intereses personales, incluso, reconocer sus debilidades y sus más grandes fortalezas. Además, el hecho de escucharlos permite que se cree un lazo de compromiso entre la empresa y el entrevistado.
LO QUE NO DEBES HACER EN LA ENTREVISTA (ENTREVISTADO)
Uno de los momentos cruciales que hay en un proceso de selección para conseguir un puesto de trabajo es sin duda la entrevista laboral, evaluación que te ha tocado pasar a ti a mí, familiares, amigos y a todo aquel que se propuso en algún momento de su vida buscar un empleo y formar parte de la denominada Población Económicamente Activa (PEA).
Los resultados pudieron ser favorables o terribles (algunos consiguen su primer empleo luego de ser rechazados una decena de veces); sin embargo, calificar y salir airoso de una entrevista laboral no es una empresa difícil de lograr si se toma en cuenta una serie de recomendaciones antes de presentarse a ella, tal como lo asegura José Luis Aliaga, gerente general de la consultora de RR.HH. Supera.
Para el experto las personas suelen cometer seis errores puntuales, por lo que es recomendable evitarlos en una entrevista personal. ¿Cuáles son estos? Presta atención:
LLEGAR TARDE. Del 100% de personas que se presentan a una entrevista, solo el 20% llega puntualmente y el resto se excusa con el tráfico vehicular, desconocimiento de la ubicación de la empresa, entre otros motivos. “Es necesario llegar 15 o 10 minutos antes y hacer una visita previa si no se sabe dónde queda el lugar de la reunión. Recuerde que su puntualidad o impuntualidad es la primera señal que usted está transmitiendo”.
PREPARACIÓN PREVIA. El entrevistado llega muchas veces a la reunión sin una preparación previa y adecuada. ¿En qué consiste esta preparación? Según el especialista, esta se refiere sobre todo a conocer a la empresa (misión, visión, estrategias, modelo de negocio, etc.), lo que permitirá expresarse con mayor solvencia.
NO REFLEXIONAR EL APORTE. Al no contar con un conocimiento de la empresa, el postulante no argumenta eficientemente su aporte que pueda dar a la organización en base a sus aptitudes y experiencia laboral. “No prepararse es un gran error. Si uno no conoce a la empresa, no podrá definir en la entrevista cuál será su aporte y valor. Además, el desconocimiento no ayudará a que se muestre entusiasmado y con una actitud ganadora”.
EL UNIFORME DEL SOLDADO. “Los seres humanos leemos lo que vemos”. En base a esta afirmación, no se debe llegar a una entrevista mostrando una imagen descuidada y desordenada, sino llevar ropa adecuada (formal preferentemente), mostrar pulcritud en rostros, uñas y hasta en los zapatos. Recuerde que la evaluación es un todo y su imagen personal también es observada desde el inicio.
INTERRUMPIR AL ENTREVISTADOR. Generalmente las personas no saben escuchar en una entrevista y otro error recurrente es interrumpir al entrevistador. “Hay que aprender a escuchar y solamente hablar cuando sea necesario o cuando sea invitado a conversar y participar”.
DESCUIDAR EL LENGUAJE NO VERBAL. “Cuando uno comunica, las palabras solo expresan el 7% de la comunicación, la voz representa el 38% y el lenguaje corporal el 55%. Este último es evaluado en todo momento durante la entrevista”. A partir de esto, es importante guardar y cuidar las formas (transmitir mensajes con el cuerpo: sonreír, mantener una buena postura, etc.). Recuerda que lo importante no es solo qué se dice, sino cómo y cuándo se hace.
Otro error que las personas cometen usualmente es llegar a una entrevista sin saber por qué están ahí y cuál es su escenario futuro. “Lo ideal es conocerse, saber cuáles son las fortalezas, habilidades y experiencia para exponer eficientemente por qué yo soy el candidato adecuado para el puesto. Esto implica también tener claro qué es lo que espero en el futuro”, anota.
Tomado de: http://elcomercio.pe/tag/128393/entrevista-de-trabajo

Vestir para la entrevista de trabajo: colores recomendados
VESTIR PARA LA ENTREVISTA DE TRABAJO: COLORES RECOMENDADOS
La entrevista de trabajo es una situación formal, por lo que conviene ir vestido para la ocasión. Si vas a comprarte un conjunto para una entrevista, es mejor mantenerse en el ámbito del mundo empresarial: azul marino, gris, gris marengo o negro serían los colores básicos (trajes para ellos, vestidos, pantalones y faldas para ellas).
Las mujeres pueden llevar otros colores, no son aconsejables los trajes en tonos vistosos (rojo, rosa o azul, por ejemplo). Si quieres un poco de vivacidad siempre puedes conjuntar una chaqueta de un tono más vivo con una falda o un pantalón en un color básico.
En cuanto a las camisas para hombre, los colores más seguros son el blanco o el azul claro.
Los colores de la vestimenta también comunican.
Normalmente la gente tiende a escoger colores que combinen bien con su tono de piel o el color de su pelo. Sin embargo, muchas veces pasamos por alto que los colores también comunican y que los tonos de nuestra ropa pueden ayudar a comunicar cosas a nuestros entrevistadores y al resto de personas.
¿Quieres saber qué significan los colores?
Negro: opción segura para faldas y pantalones, e incluso para trajes de mujer; en el caso de los hombres, puede quedar un poco fúnebre. Evita el exceso de negro: por ejemplo, asegúrate de incluir un tono que contraste y aporte algo de luz. Los más adecuados son el blanco y el crema. Ten cuidado: las telas negras baratas no absorben bien el tinte negro y pueden parecer «desteñidas». Si tu presupuesto es ajustado, el negro no es la mejor opción. Además, este color no te conviene si tienes caspa.
Azul marino: posiblemente, el color más seguro en el ámbito profesional, ya que sugiere integridad y profesionalidad, y es uno de los más favorecedores para cualquier tono de piel, aunque puede resultar un poco aburrido.
Gris marengo: color muy distinguido. De nuevo, favorece a casi todos los tonos de piel, sobre todo con una falda o un top blancos.
Gris: un gris más claro puede parecer apagado y sugerir un carácter aburrido. Si no tienes un tono de piel un poco bronceado, tampoco realza demasiado.
Amarillo: creativo, enérgico, positivo y alegre. No está tan ligado al pensamiento lógico o estratégico. Utilízalo con moderación: en una corbata, o en una chaqueta o falda en el caso de las mujeres.
Rojo: este tono excita el sistema nervioso, y por eso es el color del amor, ¡pero también el de la ira! El rojo resulta muy dominante, pero es un clásico para las corbatas y las chaquetas de mujer.
Rosa: el color del sexo. Es, además, una opción muy «de chica», el preferido entre las celebridades que practican topless, etcétera. Las camisas rosas de hombre están de moda y dejan de estarlo de manera cíclica y muy rápida. El rosa intenso puede sugerir un deseo de llamar la atención. Azul: el color de la calma y la empatía. Un buen color para combinar.
Marrón: se considera un tanto aburrido y tradicional, con alusiones a la vida rural. No está muy bien visto en los ambientes urbanos.
Verde: color suave, más accesible, actualmente muy ligado a los temas ambientales. No es el más favorecedor para muchos tonos de piel, ya que puede reflejarse en la cara y provocar un extraño aspecto de mareo.
Naranja: este color se elige para crear un ambiente positivo y alegre en restaurantes y cafeterías, pero para una entrevista de trabajo puede ser arriesgado. El naranja tostado es más seguro que los tonos chillones, que sugieren una mentalidad original y una personalidad extrovertida.
Verde azulado: una buena elección «brillante», ya que tiene suficiente azul para resultar vistoso y serio al mismo tiempo.
Morado: color distinguido, relajante y que suele sentar bien a todo el mundo.
Blanco: limpio, elegante, sin nada que esconder.
Beige: puede sugerir una personalidad sosa, sobre todo si se lleva de pies a cabeza.
Caramelo: un tono algo más intenso que implica más personalidad y confianza que el beige.
Fuente: ¡Estás contratado! Consejos y técnicas para superar con éxito las entrevistas de trabajo y encontrar empleo
Tomado de: http://www.entrevistadetrabajo.org/vestir-para-la-entrevista-de-trabajo-colores-recomendados.html

Publicado por juang9106 @ 12:47  | DOCENTE MODERNO
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios