Domingo, 08 de febrero de 2009

 

Tomado del artículo Educación de adultos y didáctica universitaria, de Deifilia Mora Hamblin

En un modelo centrado en el aprendizaje el papel que le cabe al docente es el de fungir como nexo entre los materiales y el estudiante (mejor conocido como tutor) cuya función prioritaria es complementar, actualizar, facilitar y, en última instancia, posibilitar la mediación pedagógica. Un asesor no debe ejercer tutela de ninguna especie, solo acompañar un proceso para enriquecerlo desde su experiencia y sus conocimientos:

Al marchar en común con alguien por un camino se está acompañando. El acompañamiento presupone que quien se deja acompañar sepa adónde quiere ir, aunque haya pausas y rodeos. No es el acompañante quien determina la Meta y la velocidad. Únicamente se puede acompañar a aquel que quiere emprender el camino y que me acepta como acompañante. El acompañamiento es hermano de la amistad y un consejero más amigable que la escuela y la enseñanza. Todo el tiempo se puede hablar con el acompañante. Es el caso ideal ilimitadamente bilateral. El acompañamiento tiene que ver con el cambio, con la partida. Tiene que ver con Metas autoimpuestas y con la búsqueda de caminos que llevan a esas Metas. Quienes se acompañan mutuamente, se ponen en camino por decisión propia, sienten y saben adónde quieren ir, precisamente cuando se trata de dar rodeos; de desandar falsos caminos y hacer el camino de regreso. Ambos determinan la velocidad, sea que el uno o el otro tengan que anticiparse o retraerse (Meueller, Edhard: 39-42).

Lo anterior resulta posible si entre el estudiante y el asesor media una comunicación empática, condición básica para todo aprendizaje. Veamos algunas de las cualidades de este asesor pedagógico (Gutiérrez y Prieto, 1991:131):

��

Posee una clara concepción del aprendizaje.

��

Establece relaciones empáticas con sus interlocutores.

��

Siente lo alternativo.

��

Constituye una fuerte instancia de personalización.

��

Domina el contenido.

��

Facilita la construcción del conocimiento.

En cualquier sistema de enseñanza-aprendizaje la mediación pedagógica debe ocupar un lugar de privilegio. En los sistemas de educación a distancia, esta mediación se da a través de los textos y otros materiales puestos a disposición del estudiante. Esto supone que los mismos son pedagógicamente diferentes de los materiales utilizados en la educación presencial. La diferencia pasa inicialmente por el tratamiento de los contenidos que están al servicio del acto educativo. De otra manera: lo temático será válido en la medida en que contribuya a desencadenar un proceso educativo. No interesa una información en sí misma, sino una información mediada pedagógicamente.

1

Entenderemos entonces por mediación pedagógica el tratamiento de contenidos y de las formas de expresión de los diferentes temas a fin de hacer posible el acto educativo, dentro del horizonte de una educación concebida con participación, creatividad, expresividad y relacionalidad.

Todo esto encierra un elemento clave el cual es la comunicación, en donde el asesor pedagógico procura una práctica educativa orientada a una educación integral.

Una educación que no caiga en el reduccionismo de la especialización, sino en el deber ético de la perspectiva de lo integral: lo formativo y lo académico.

1. El Papel del Facilitador del Aprendizaje:

Antiguamente, el maestro producía un proceso de instrucción más que de enseñanza. El docente era un repetidor de conocimientos, los cuales el alumno podría no interiorizar ni cuestionar. El maestro no tomaba en cuenta las vivencias del niño y no conocía lo decisivo de la educación informal en la formación del mismo. Así se transmitían los conocimientos en una manera literal, no se construían sólo se recibían pasivamente. El educando era una verdadera caja o archivo de datos memorizados los cuales no entendían o no eran capaces de aplicarlos a sus exigencias diarias, pues no iban acorde con su realidad.

Hoy en día, se pretende realizar un proceso de retroalimentación en el sentido de que se enseña y aprende al mismo tiempo, pues de la buena relación entre ambas partes surgen experiencias significativas y formativas.

El trabajo del docente y los materiales didácticos dirigidos a adultos de pluricidad de auditorios deben conceptualizarse como agentes generadores de motivación positiva para el aprendizaje, la responsabilidad y la superación; hacer de esto algo permanente y utilizar todos los recursos posibles. Pues el individuo motivado con base en sus propios intereses y deseos innatos, tiene la base para aprender y estudiar significativamente a largo plazo. De ahí que sea la motivación como forma de autorrealización el eje central que debe mantenerse a través del desarrollo de los cursos para alcanzar el éxito.

Se debe recordar que el verdadero aprendizaje significativo es el que produce cambios de comportamiento (no por crecimiento o maduración) de relativa permanencia, resultado del cumplimiento de los objetivos propuestos por la persona como su proyecto de vida.

2. ¿Qué espera el alumno adulto de su educador?:

 

El alumno es un espíritu, mente y ente abierto a todo tipo de influencias y motivaciones y más si es de su maestro. Los disvalores no van con una persona que por ser formador-educador, es primero ejemplo, guía y estímulo.

El alumno para su superación y desarrollo mental, físico y social, y para el desarrollo de una actitud positiva, anuente y participativa del proceso de cambio de conducta (aprendizaje), necesita por parte del tutor a una persona que le estimule y establezca un vínculo de confianza, porque generalmente proyectan sobre la figura

2 3

del profesor a una persona capaz, ejemplo de superación y motivación, porque se idealizan sus esfuerzos, habilidades y deseos.

En pocas palabras una hábil dialogador y guía en quien puedan confiar sus inquietudes, problemas, ideas, sentimientos y quien les acoja, oriente y sobretodo apoye integralmente, ya que la superación personal y fe en sí mismos, es básica para continuar con los requisitos de una carrera universitaria. Por eso la interacción profesor-alumno constituye un estímulo muy importante el cual debe aprovecharse al máximo en los encuentros que se promueven en el aprendizaje a distancia


Tags: educacion, juan garcia, desayuno

Publicado por juang9106 @ 11:51 PM  | EDUCACI?N
Comentarios (0)
Comentarios