Jueves, 12 de febrero de 2009

Los nuevos recursos o nuevas herramientas que disponen los profesores y sus posibles funciones, así como las dificultades que entraña su uso, es objeto de esta

• La pizarra digital como recurso didáctico en el aula

• Web docente como apoyo al proceso de enseñanza

• Tutoría online a través del correo electrónico

• Foros de discusión online como herramientas de trabajo colaborativo

• Internet como fuente de información para el profesor y los alumnos

• Plataformas de teleformación como complemento a la docencia presencial

• Redes online de colaboración entre profesores

Así pues, la pregunta que nos podemos hacer sería ¿Qué aportan estas nuevas herramientas a la docencia tradicional, qué mejoras permiten introducir en nuestra práctica docente? Y ligada a ésta, pero desde una perspectiva crítica, nos podemos preguntar también ¿Qué dificultades generan a profesores y alumnos, qué nuevas

exigencias introducen en la actividad docente? En función de nuestra propia experiencia y la de otros colegas universitarios, que han expresado sus opiniones sobre estos recursos a lo largo de un seminario de formación desarrollado a lo largo del mes de marzo en el curso 2006-07, trataremos de responder a estas cuestiones

La pizarra digital nos ofrece la posibilidad de usar presentaciones dinámicas y

alumnos de mayor calidad y actualizados de forma sencilla y con rapidez.

 

 

 

La facilidad con que el profesor puede elaborar presentaciones (a través de aplicaciones como Power Point) y el aprovechamiento de las diapositivas ya realizadas de un curso para otro como apoyo a las clases, son factores que explican un uso generalizado de este recurso, tal como ponen de manifiesto los profesores de nuestro estudio.

Por otra parte, y como es lógico, en asignaturas relacionadas con el empleo del ordenador resulta una gran ayuda para poder mostrar distintos tipos de software,

demostraciones, simulaciones, seguimiento de explicaciones, etc. De ahí que en todas las aulas de informática se disponga de este recurso como un complemento básico. alumnos podrían resumirse en dos. Los profesores se quejan del exclusivo interés por lo que aparece en las diapositivas por parte de los alumnos, la mayor parte de las veces con intención de anotar lo que ven, mientras perciben una falta de atención a las explicaciones que desarrollan los esquemas proyectados. Para paliar esta actitud, muchos profesores proporcionan las diapositivas impresas a sus alumnos.

 

Por otra parte, los alumnos denuncian en muchas ocasiones un ritmo inadecuado

de las presentaciones (en las que se les proporciona un exceso de información) y la reducción del tiempo necesario para la comprensión de las explicaciones, fundamentalmente cuando se exponen a procesos y razonamientos complejos relacionados con áreas de matemáticas, ciencias, etc.

 

Asimismo, hay que señalar la posibilidad de este recurso para mostrar materiales realizados por los alumnos en formato digital y utilizar materiales digitales en sus presentaciones (lo que ha sido señalado como una competencia transversal en la formación de los estudiantes).

Las dificultades que se están detectando, tanto para el profesor como para los

 

 

La pizarra digital

Aporte

Posibilidad de usar presentaciones dinámicas y multimedia, conexión con Internet.

Materiales de mayor calidad y actualizados.

Facilidad para el profesor en la elaboración y aprovechamiento de presentaciones para apoyo a las clases.

En asignaturas relacionadas con el empleo del ordenador resulta una gran ayuda para poder mostrar distintos tipos de software, demostraciones, simulaciones, seguimiento de explicaciones, etc.

Posibilidad de mostrar materiales realizados por los alumnos en formato digital y utilizar materiales digitales en sus presentaciones (competencia transversal).

DIFICULTADES
Exclusivo interés por lo que aparece en
las diapositivas (falta de atención a las
explicaciones).

Ritmo inadecuado de las presentaciones (exceso de información) y reducción del tiempo necesario para la comprensión de las explicaciones por parte de los                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                          

 
multimedia preparadas por el profesor, así como la conexión con Internet, pudiendo acceder a una multitud de recursos online: imágenes, vídeos, animaciones, textos,…

El resultado puede ser materiales de apoyo a las exposiciones del profesor o de los 

sobre los diversos recursos mencionados.
sobre los diversos recursos mencionados.

 

La pizarra digital como recurso didáctico en el aula

reflexión, en concreto nos referimos a los siguientes:

Web docente como apoyo al proceso de enseñanza

La elaboración de una página web docente de apoyo al estudio de una asignatura resulta ser una herramienta muy útil para el aprendizaje. Permite la disponibilidad de material de estudio para los alumnos preparado por el profesor (programa, contenido de los temas, lecturas, guías de actividades,&hellipGui?o. Facilita la estructuración de actividades que pueden ser realizadas fuera de horas de clase, pudiendo dar las orientaciones necesarias para su correcta realización y evitando los despistes propios

de quienes no asistieron a clase el día que se explicó la tarea.

Resulta también interesante en la elección de este tipo de material la facilidad de actualización permanente de los materiales y actividades de la asignatura, pudiendo incorporar continuamente novedades que resulten de interés.

A través de los enlaces que aparecen en la web docente, se pueden ampliar los recursos realizados por el propio profesor, dando la posibilidad de acceder a recursos de otras universidades, profesores, portales educativos, revistas,… relacionados con

la asignatura para la realización de diferentes actividades.

También se podría destacar la posibilidad de publicación de trabajos realizados por los estudiantes de cursos anteriores a modo de buenos modelos o de los actuales para ser valorados por sus compañeros, lo que siempre resulta estimulante a la hora

de esforzarse por hacer un buen trabajo.

En general, tanto profesores como alumnos reconocen que la web docente resulta de gran utilidad, es un recurso muy bien valorado por los alumnos como guía de su actividad discente.

Las principales dificultades para el uso de esta herramienta son la necesidad de tener los conocimientos necesarios para elaborar y mantener la web docente (aunque se puede realizar de forma sencilla no todos los profesores se sienten preparados

para ello) y la exigencia para el profesor de revisión permanente y actualización del

material elaborado y puesto a disposición de los alumnos.

Tutoría online a través del correo electrónico

La función tutorial se puede entender como guía que posibilita sostener, orientar al alumno, en última instancia supone encauzar o dirigir el curso del desarrollo en un cierto sentido, establecer un rumbo y acompañarlo (Martínez y Briones, 2007).

La tutoría se valora como una estrategia básica para lograr un cambio en la forma de trabajo universitaria, con un carácter más autónomo y práctico pero supervisado de cerca por el profesor, acompañando el trabajo realizado por el estudiante de una evaluación formativa que permita aprender de los errores y profundizar en un aprendizaje realmente significativo, centrado en la resolución de problemas.

Entendemos la tutoría con un carácter educativo y planificado, que fomenta la

reflexión sobre los procesos de aprendizaje, que ayuda al alumno a planificar sus propias metas, que conecta el proceso formativo con la situación social del alumno.

Como indica Sedeño (2006) las acciones tutoriales deben integrarse en el proceso académico, como un elemento significativo del desarrollo y madurez del alumno y si se desea aumentar la calidad de la orientación en el ámbito universitario se ha de buscar una acción tutorial creativa más que funcional, que atienda a los intereses de los alumnos y permita ver la utilidad de los contenidos estudiados en su práctica profesional.

La tutoría electrónica aporta flexibilidad en tiempos de atención a los alumnos

y permite una mayor interactividad entre el profesor y los alumnos, muchos de los cuales evitan los encuentros cara a cara, así como atender a los alumnos que en casos

concretos se encuentran viviendo en otro lugar. En este sentido, la experiencia nos

demuestra que es posible ofrecer una atención más individualizada a los alumnos con diferentes situaciones y problemas (trabajo, ausencias por enfermedad, etc.).

Así pues, se puede decir que la tutoría online se está utilizando como medio de controlar y llevar a cabo algunas actividades de enseñanza (feedback, evaluación, clarificación de tareas e información, etc.). Además es interesante, la posibilidad que este medio nos ofrece para el envío de avisos, sugerencias… al grupo de alumnos.

Las principales dificultades que podrían apuntarse tienen que ver con la mayor

exigencia (tiempo) al profesor para responder a las necesidades de cada alumno.

Exige una revisión continua del correo y un cierto esfuerzo y paciencia por parte del

profesor. Por otra parte, se observa en ocasiones la búsqueda de la comodidad en la presentación de trabajos por parte de los alumnos, que prefieren enviarlos por correo electrónico que entregarlos impresos. Se hace necesaria la clarificación detareas a realizar por este medio (límites y condiciones explícitas de lo admitido, por ejemplo, salvo excepciones muy justificadas no se pueden enviar trabajos que hay

que presentar en otros soportes, etc.).

Foros de discusión online como herramientas de trabajo colaborativo

Los foros de discusión son herramientas muy utilizadas para la interacción en el

ciberespacio, permitiendo el debate y discusión sobre cualquier tema planteado de

forma abierta y asíncrona (sin necesidad de coincidir en el tiempo). Para la docencia

universitaria, estos foros nos posibilitan la realización de actividades de aprendizaje

colaborativo basadas en la discusión sobre lecturas y expresión de sus propias ideas,

el estudio de casos, la búsqueda y valoración de información, la reflexión sobre

sus vivencias en los temas planteados, el desarrollo de proyectos en grupo… Las

experiencias evaluadas destacan el gran valor que posee el foro para los alumnos

como herramienta de comunicación profesor/alumno, superando en gran medida al

Chat (García-Valcárcel, González y Prada, 2004; Blázquez y Alonso, 2005).

Además, esta herramienta abre los muros del aula presencial, ofreciendo la

posibilidad de ponerse en contacto con alumnos de otros campus universitarios

dentro de la propia universidad, alumnos de otras universidades nacionales o

extranjeras, profesores de otras universidades o profesionales y expertos de otros

lugares, trabajando a distancia.

Podemos decir que esta herramienta permite la potenciación del trabajo

autónomo del estudiante y a la vez el trabajo colaborativo a través de redes de

aprendizaje.

Las principales dificultades que se han observado en las experiencias llevadas a

cabo, podrían resumirse en la falta de compromiso con la tarea por parte de algunos

estudiantes y la falta de seguimiento temporal de las actividades propuestas, la

escasa capacidad para la toma de decisiones y responsabilidad en las tareas de grupo

(debido a una tradición muy individualista de trabajo y estudio académico, bajo la

supervisión directa del profesor).

Desde la perspectiva docente, hay que considerar la gran dedicación de tiempo

y esfuerzo por parte del profesor para su organización (especialmente si hay que

coordinarse con otros profesores), seguimiento de los debates (actuando como

tutor o coordinador) y la evaluación de toda la actividad realizada (revisión de las

aportaciones de cada alumno a la actividad y valoración de la calidad del trabajo

grupal realizado).

Desde un punto de vista organizativo, se observan diferencias de los alumnos

en sus posibilidades de acceso a Internet, lo que de una forma general influye en el

trabajo realizado dentro de los foros y en la participación de unos y otros estudiantes.

Para salvar esta dificultad la Universidad debería ofrecer buenos servicios para el

acceso a las personas que no disponen de una buena conexión de red en su lugar de

residencia.

Internet como fuente de información y comunicación para profesores y

alumnos

Internet se puede ver como un escaparate del mundo: podemos encontrar

experiencias y casos relacionados con las diferentes temáticas estudiadas,

documentación teórica, materiales didácticos, software educativo, herramientas

para el diseño, portales de diferentes países,… Todo esto nos proporciona múltiples

fuentes de información para utilizar en la docencia y en los trabajos realizados por

los estudiantes. El profesor debe valorar las informaciones y seleccionar aquellas

que sean realmente interesantes para sus objetivos didácticos, permitiendo que

los estudiantes naveguen por informaciones de calidad y tratando de evitar que

naufraguen en el exceso de información que supone Internet. En esta tarea, la

motivación del propio profesor por la materia y su creatividad son factores decisivos

para elaborar propuestas de aprendizaje atractivas (Knight, 2005).

La riqueza de la información que nos proporciona Internet proviene de su

distinta procedencia (bibliotecas, enciclopedias virtuales, portales educativos, webs

docentes, prensa digital, weblogs) y de los distintos formatos en que se presenta la

información (textos, imágenes, vídeos, presentaciones, simulaciones&hellipGui?o.

Asimismo Internet puede ser un punto de encuentro entre el mundo académico

y el mundo profesional. Tenemos la posibilidad de poder contactar con profesionales

de cualquier parte del mundo, ver proyectos y actividades realizadas por profesionales

de prestigio, los recursos utilizados, etc.

Las dificultades en este terreno surgen por la falta de estrategias de búsqueda

de información en la red que lleva a perder mucho tiempo para encontrar recursos

de interés, la necesidad de valoración de la calidad de la información (los alumnos

a veces no son conscientes de la falta de control en este sentido, pudiendo dar por

válida información que no tiene garantías ni fiabilidad científica). Por otra parte,

la experiencia ha puesto de manifiesto la posibilidad de elaborar trabajos sin

comprensión ni asimilación por parte del alumno, usando estrategias de cortar y

pegar, de ahí que las tareas propuestas deban planificarse teniendo en cuenta este

hecho y buscando que los estudiantes deban utilizar la información para adquirir las

competencias deseables.

Plataformas de teleformación como complemento a la docencia

presencial

Las plataformas de teleformación son en estos momentos herramientas no

sólo de formación a distancia sino complementos indispensables de la formación

presencial, aportando una gran ayuda para la organización de actividades no

presenciales complementarias al desarrollo de la asignatura (estructuradas por

temas, asignando tiempos, recursos, etc&hellipGui?o. La plataforma, que exige la identificación

de usuario para poder acceder al contenido de un curso determinado, nos da la

posibilidad de ofrecer información y seguimiento de forma restringida al grupo de

alumnos, lo que crea un entorno de intimidad profesor-alumnos que no ofrecen

recursos como la web docente (pública a cualquiera).

Asimismo, las plataformas nos ofrecen diversos recursos que facilitan la

evaluación del trabajo realizado por los alumnos (tareas llevadas a cabo dentro de la

plataforma, fechas, tiempo invertido, resultados de pruebas de evaluación,&hellipGui?o lo que

permite llevar a cabo una evaluación continua y un seguimiento individualizado de

cada estudiante.

Además estos entornos de aprendizaje tienen recursos para planificar actividades

de trabajo colaborativo (foros, chats, wikis&hellipGui?o que se pueden realizar en diferentes

tipos de grupos (grupo clase completa, pequeños grupos&hellipGui?o pudiendo adaptar la

información aportada a cada grupo de forma independiente. Todos estos recursos

y posibilidades bien utilizados, pueden potenciar el aprendizaje autónomo y

responsabilizar al estudiante de su implicación en el estudio, lo que ya de por sí se

convierte en un valor de interés como competencia transversal para los estudiantes

universitarios (Michavila y Martínez, 2002, 2004).

Estas posibilidades, unidas a la facilidad de uso de estos instrumentos, explica

que las decisiones tomadas por muchas universidades vayan encaminadas a facilitar

al profesorado el uso de las TIC en su actividad docente poniendo a su disposición las

herramientas necesarias a través de plataformas tecnológicas de fácil uso y gestión.

Así surgen nuevas unidades estructurales creadas específicamente para cubrir

las necesidades de administración de entornos virtuales y de apoyo al profesorado

en el uso de las TIC en la docencia, además de la generación de materiales didácticos

multimedia (Duart y Lupiánez, 2005), pudiendo detectarse una clara política de

introducción de la tecnología como apoyo a la innovación y al cambio. Asimismo,

se observa una nueva línea de introducción de la tecnología orientada a facilitar

la accesibilidad, la conectividad y la portabilidad, que no se centra sólo en la

infraestructura física sino también en dar servicio.

Las dificultades que se encuentran profesores y alumnos para el uso de esta

herramienta se encuentran en un trabajo añadido tanto para el profesor (planificación,

seguimiento y evaluación) como para los alumnos, que acostumbrados a un tipo

de estudio más memorístico y menos constante, perciben la necesidad de hacer

un esfuerzo continuo mucho más acusado, si bien los aprendizajes conseguidos

son valorados como más significativos y útiles para su formación profesional. Por

otra parte, tanto alumnos como profesores deben adquirir el conocimiento sobre

cómo trabajar a través de una plataforma virtual, uso de los recursos y gestión de

los mismos por parte del administrador (profesor), cuestión que no siempre es

contemplada convenientemente, tal como señalan algunos estudios realizados al

respecto (Sevillano, 2005

Redes online de colaboración entre profesores

Las comunidades de aprendizaje a través de redes son una interesante estrategia

de formación y profesionalización docente del profesorado universitario, que

valora de escasa utilidad métodos tradicionales basados en cursos específicos y, en

cambio, valora de forma muy positiva el poder compartir ideas, dudas y sugerencias

sobre cuestiones didácticas que le afectan en su quehacer cotidiano. Además, entre

profesores de la misma especialidad, la creación de redes de colaboración docente

es una posibilidad de puesta a punto continua en su especialidad, compartiendo

información sobre recursos de interés, etc.

Así pues, estas redes nos ofrecen la posibilidad de establecer cauces de

colaboración y comunicación permanentes y fácilmente accesibles a través de portales

y plataformas. Son un lugar de encuentro con los colegas con los que se comparten

proyectos de investigación, actividades docentes, recursos,… abriendo la puerta de

nuestra universidad para poder trabajar de forma colaborativa con profesionales de

otras universidades, organizando actividades conjuntas con los diferentes alumnos,

intercambios, prácticas de campo, etc.

Las dificultades se relacionan con la dedicación por parte de los profesores

para que la red pueda funcionar correctamente, dedicando tiempo a la reflexión y

aportando contenidos, recursos, organizando actividades, etc.

En este sentido, algunas universidades como la Universidad de Alicante están

potenciando programas de redes de investigación en docencia universitaria,

con el objetivo de promocionar una cultura de investigación basada en alianzas,

asumiendo que la investigación creativa depende del trabajo en colaboración,

que la colaboración entre profesores es esencial para mejorar cualquier situación

curricular y que la transformación de una organización es más efectiva si se aborda

colectivamente. El tipo de redes que se pueden crear son diversas: redes de titulación,

redes departamentales, redes inter-departamentales, redes de un mismo campo

de conocimiento y redes interdiciplinares. En cualquier caso, las redes investigan

sobre la práctica de aula y buscan en estos momentos la coordinación con otras

universidades (Martínez y Sauleda, 2005).

CONCLUSIONES

Una vez que hemos pasado revista a las aportaciones y dificultades que las nuevas

herramientas electrónicas de comunicación generan en la docencia universitaria,

podemos hacer una valoración general de las mismas, tratando de contestar a la

pregunta ¿Qué novedades introducen las TIC en la docencia? Y la respuesta podría

resumirse en indicar los siguientes aspectos:

• Facilidad para acceder a información

• Mayor comunicación entre profesores y alumnos

Mayor flexibilidad para adaptarse a alumnos en distintas situaciones

• Elaboración de materiales digitales de apoyo al estudio

• Mayor contacto entre profesores de la misma disciplina

• Posibilidad de compartir recursos a través de la red

Como conclusiones, podemos señalar que debemos hacer una valoración positiva

en términos de calidad docente, ya que los alumnos cuentan con una selección

de recursos más amplia que el discurso del profesor en las clases presenciales, se

produce un mayor acercamiento a la profesión para la cual se les capacita, lo que

permite la adquisición de competencias profesionales, se puede obtener una mayor

atención personalizada y supervisión continua por los profesores y se potencian

competencias transversales de autonomía, responsabilidad, estudio continuado,

aprendizaje colaborativo, etc.

Todo esto sin perder de vista las dificultades detectadas para el uso de estas nuevas

herramientas debido a la mayor dedicación a la docencia en tiempo y esfuerzo que

deben procurar los profesores y las nuevas competencias docentes que deben adquirir

éstos para la integración curricular de las TIC. Y las nuevas capacidades y destrezas

estudiantiles que se requieren para utilizar con éxito todas estas herramientas de

una forma eficaz (Cebrián, 2003; Villar Angulo, 2005; Hannan y Silver, 2005).

 

 


Tags: educación, docente moderno, maestro moderno, actualidad

Publicado por juang9106 @ 12:37 AM  | DOCENTE MODERNO
Comentarios (0)
Comentarios