Mi?rcoles, 18 de febrero de 2009

Como cada nuevo año, todos y cada uno de los maestros experimentan la dificultad de revisar sus programaciones anteriores, cuadernos de trabajo, entre otros insumos, a fin de planificar el nuevo año escolar. No obstante, este ejercicio puede quedarse sólo en ese nivel, si no se asume una actitud innovadora. Si bien en muchas escuelas del país, es cada vez más generalizado hacer la planificación del año de manera conjunta, esto aún no llega a resolver el problema de fondo, el dilema entre lo malo conocido y lo bueno por conocer.

Consultados sobre cómo hacen sus programaciones anuales, en estricto cumplimiento a la normatividad emitida por el Ministerio de Educación, los maestros coinciden en señalar que cumplen los requisitos que este ente rector les exige, pero ¿ello representa un cambio significativo a favor de los estudiantes? ¿Han hecho los docentes una evaluación de su propia práctica docente? ¿Existe en las instituciones educativas del país la cultura de la evaluación institucional?
Del mismo modo, bien cabría preguntarnos si cada maestra o maestro, se ha interpelado a sí mismo sobre su rol en la educación. Es imperativo, como maestros, preguntarnos si nuestros estudiantes siguen siendo el centro de nuestra propia práctica docente dentro y fuera del aula. Y es ahí en donde se trazan dos caminos distintos: el de generar nuevas y mejores experiencias o el de repetir lo ya conocido, pese a que no siempre puede funcionar o ser relevante.
Un error frecuente es desaprovechar las experiencias de los colegas. No estamos hablando de copiar sus técnicas o carpetas de trabajo, sino de recoger las más relevantes e incorporarlas a nuestro quehacer. La idea que no debemos dejar de lado, es que nuestra programación debe de trazarnos un norte para el trabajo en el año. No será una camisa de fuerza, pero sí una matriz para hacer nuestro trabajo cada vez mejor.
En los días previos al inicio del año escolar, bien valdría la pena revisar lo nuevo y empezar a aprenderlo para mejorar nuestro trabajo. Nuevos conocimientos sobre nuestra área o especialidad, serán elementos vitales para darle un nuevo enfoque a nuestro quehacer en el aula. Asimismo, es imprescindible revisar nuestros materiales y adaptarlos al grupo que nos podrían asignar en el período a iniciarse. Nada más lamentable que hacer más de lo mismo, de la forma de siempre. No olvidemos que nuestros estudiantes del año anterior nos han hecho cierta fama entre nuestros nuevos estudiantes. Nos han generado una imagen positiva o negativa, a la que debemos de afrontar con el mayor de los profesionalismos.
Ningún cambio sería válido si no ha habido una revisión interior y un cambio personal. Aprovechemos la experiencia del trabajo docente para recoger y avivar las inquietudes de nuestros estudiantes. Saquemos provecho a sus dudas e inquietudes, para buscar nuevas respuestas, en lugar de hacer silencios e imponer arquetipos por el simple hecho de no asumir que hay algún aspecto que hemos dejado de lado.
De igual forma, tomando el pensamiento de Confucio “la esencia del conocimiento es su aplicación”, es recomendable que empecemos a poner en práctica lo aprendido y hacer esta misma invocación a nuestros estudiantes. Poco o nada sirve aprender conocimientos nuevos, si no somos capaces de sacarles provecho en la vida cotidiana. Y ese es el compromiso de los docentes, generar nuevos aprendizajes, que puedan ser aplicados en la vida y que permitan que sus estudiantes desarrollen al máximo sus habilidades y competencias.
Esta decisión entre innovar o repetir puede marcar la diferencia para este nuevo año escolar. Asimismo, en nuestro propio desarrollo laboral, repercutirá en un cambio positivo que realmente constituya un año más de experiencia profesional en lugar de uno más de repetición.

Tags: educación, docente moderno, juan garcia reto

Publicado por juang9106 @ 2:13 PM  | ACTUALIDAD
Comentarios (0)
Comentarios