Mi?rcoles, 18 de febrero de 2009

Hugo Díaz

En el mundo desarrollado, la formación de profesionales de la más alta calificación se hace cada vez más competitiva y globalizada. Los gobiernos y las escuelas de postgrado procuran no solo atraer más estudiantes sino atraer a los mejores. A la vez, es creciente la política de las escuelas de postgrado de mayor prestigio de ejecutar diseños curriculares más compatibles, que permitan la transferencia de créditos, el traslado de estudiantes de una institución a otra. También son destacables y crecientes las iniciativas de atraer a los postgrados a personas en donde lo que cuenta es su experiencia; por ejemplo, los ex veteranos de las fuerzas armadas.

 

¿Y qué está pasando en el Perú? El desarrollo de los postgrados crece a un ritmo acelerado pero con fuerte heterogeneidad en su calidad. Veamos a continuación algunas características de su reciente desarrollo.

¿Qué dice la normatividad?

De acuerdo al artículo 13º de la Ley Universitaria Nº 23733, las universidades pueden organizar programas de segunda especialidad profesional, maestría y doctorado, previa la opinión favorable de la Asamblea Nacional de Rectores.

 

Los grados de bachiller, maestría y doctor son sucesivos. Para obtener una maestría la exigencia es el grado de bachiller o el título profesional, si aquel no existe en la especialidad. El grado de doctor implica la previa obtención del grado de maestría. Solo en el caso de la segunda especialidad profesional se requiere la licenciatura u otro título profesional equivalente.

 

La licenciatura es el requisito para ejercer la profesión, previo registro en el Colegio de Profesionales respectivo, si lo existe. A título ilustrativo, puede darse el caso de un profesional que sea magister en Derecho y Ciencias Políticas pero no ser abogado, o el de un administrador de empresas que haya seguido una maestría en ciencias contables pero no ser contador de profesión. Además, no siempre todos los países reconocen el título de licenciado; en los Estados Unidos lo que vale el es grado.

 

La práctica de aplicación de estas normas no es uniforme dándose cada universidad un cierto grado de flexibilidad en cuanto a exigencias y organización de los postgrados. Así, por ejemplo, es muy variable el cumplimiento del número de horas-créditos que deberían ofrecerse en un mínimo de cuatro semestres. Algunos postgrados lo hacen en menor tiempo y recurren en exceso a la modalidad de formación a distancia.

 

En los países europeos, la formación de postgrados empleando modalidades no presenciales gana mayor prestigio por la rigurosidad de su organización y exigencias de evaluación. Para muchos de los que siguen estos cursos, consideran que son incluso más exigentes y demandan más esfuerzo que los realizados bajo modalidades presenciales. En el Perú todavía sucede lo contrario. La formación es distancia es un camino de abaratamiento de costos de de justificación de un mínimo de horas que deben dictarse.

 

Por otro lado, para muchas universidades que ofrecen postgrados la investigación científica y asociada al desarrollo es una prioridad de segundo plano. De igual modo, quienes obtienen los grados de maestría y doctorado no siempre cumplen con rigor los requisitos de sustentación pública y aprobación de un trabajo de investigación original y crítico, así como del conocimiento de un idioma extranjero, en el caso de la Maestría, y de dos idiomas extranjeros, tratándose del Doctorado.

 

Al igual que en la obtención del grado de bachiller y el título de licenciado, la graduación en las maestrías de varias universidades es cada vez más expeditiva y fácil, pues disminuyen las exigencias de preparación del trabajo de investigación reduciéndolo casi a una monografía. Sin lugar a dudas, el número de profesionales con maestrías y doctorados aumentó significativamente en los últimos quinquenios, pero no significa que necesariamente hayan alcanzado los estándares de calidad que debería demandar la adquisición de un título o grado académico para competir con éxito en un mercado laboral cada vez más exigente.

 

Al respecto, la propuesta de lineamientos para la acreditación de postgrados de la Asamblea de Rectores señalaba, empleando estadísticas del año 2002, que aproximadamente las tres cuartas partes de estos programas se dirigían a la formación en ciencias sociales, siendo muy escasa la oferta en ingeniería, tecnología y otras ramas del quehacer científico. Es una tendencia que no parece haber variado mayormente en la actualidad.

 

 

¿Por qué crece la oferta de postgrados?

 

Ingreso mensual de la población trabajadora según nivel educativo. ENAHO 2002

Base: Primaria incompleta = 100

Grado de instrucción

Índice

Post grado universitario

13.36

Universitaria Completa

4.25

Universitaria Incompleta

2.12

Superior no Universitaria

1.82

Secundaria Completa

1.69

Secundaria Incompleta

1.34

Primaria Completa

1.21

Primaria Incompleta

1.00

El boletín Nº 4 sobre "Temas económicos del MEF" (2004), al analizar los retornos a la educación en función de la Encuesta de Hogares del INEI (2002), señala que "existe un aumento sistemático en el ingreso promedio de las personas conforme su nivel educativo se incrementa. Sin embargo, el aumento no es proporcional, pues para los niveles más bajos de educación, el aumento del ingreso promedio es marginal, mientras que para los niveles superiores de educación, los aumentos del ingreso son significativos. Así, terminar la educación universitaria implica un aumento salarial de casi 100%, mientras que continuar con el post-grado implica un aumento de casi 325%".

 

No basta el bachillerato o la licenciatura para competir en buenas condiciones y en un futuro cercano no será suficiente una sola maestría o doctorado.La expectativa de mayor remuneración y de un empleo más estable, así como las presiones ejercidas por el mercado de trabajo de mayores calificaciones para los postulantes a un empleo son factores de creciente importancia en el interés de los jóvenes y adultos por estudiar un postgrado o adquirir uno adicional al que ya se posee. Difícilmente se encuentran en medianas o grandes empresas gerentes que no hayan adquirido un postgrado.

 

Maestrías, Segunda Especialización y Doctorados. 1996-2004

Programa

1996

2002

2004

Maestría

267

541

741

Segunda Especialización

54

165

253

Doctorado

52

55

108

Es variopinta la oferta de postgrados que se encuentran en el escenario peruano. En el año 2002 los ofrecían 22 universidades públicas y 19 privadas. Dos años después ese número aumentó en cuatro, en cada caso, entre las universidades públicas y privadas. Las universidades públicas ofrecen alrededor de las dos terceras partes de los programas de postgrado.

 

Cierto es que un país de crecimiento alto y sostenido como el Perú empieza a tener escasez de recursos altamente calificados para atender las demandas del mercado laboral, pero también es cierto que las principales características del desarrollo de los postgrados son su escasa planificación, su divorcio con las necesidades del país, la ausencia de mecanismos de seguimiento de su calidad y el que en la creación de esas ofertas prime principalmente el factor rentabilidad económica antes que el académico. Pocos postgrados tienen estándares comparables a los que ofrecen las mejores universidades latinoamericanas, lo que debería preocuparnos. La Asamblea Nacional de Rectores flexibilizó las exigencias de autorización de funcionamiento de estos programas a costa de un sacrificio de la calidad y de una creciente insatisfacción de los empleadores con los egresados de muchos de los postgrados que funcionan en el país. Este organismo aprobó hace algún tiempo unos requisitos para la organización de los postgrados y lineamientos para la autoevaluación; no obstante, parecen ser letra muerta pues la mayoría de los postgrados de pobre calidad continúan funcionando.

 

La estadística sobre Programas de Doctorado, Maestría y Segunda Especialización publicada por la Asamblea Nacional de Rectores en el 2006 es reveladora del impresionante crecimiento de los postgrados. Entre las nacionales, la Universidad Nacional Mayor de San
Marcos es la que cuenta con el mayor número de estos programas (201), seguida de las Universidades Nacionales de Trujillo, San Agustín y Federico Villarreal (116, 80 y 57, respectivamente). Entre las privadas, en la Universidad Peruana Cayetano Heredia funcionan 107 posgrados, en la Pontificia Universidad católica del Perú 36 y en la Católica Santa María 31. Además, las páginas web de algunas universidades privadas son también ilustrativas: la Universidad Inca Garcilaso de la Vega cuenta con 47 postgrados, la San Martín de Porres con 41, César Vallejo y Alas Peruanas 13 postgrados, cada una.

 

Hay que señalar además, que la tendencia de varias universidades es ofrecer fomación de postgrado no únicamente en sus campus sede, sino descentralizadamente. En algunos casos velando por asegurar los estándares mínimos de funcionamiento y empleo de recursos docentes con las calificaciones exigidas. Pero lamentablemente no es la situación común más encontrada.  

 

A modo de conclusión

Perú tiene la mejor perspectiva de desarrollo de su economía observada en su historia republicana. Convertirla en realidad demanda contar con el capital humano altamente calificado. Por tanto, elevar la calidad de los postgrados, evaluándolos constantemente en función de los estándares internacionales, tendrá que ser una preocupación fundamental de los próximos años pues es un factor decisivo para asegurar un desarrollo sostenible. Los mecanismos para lograrlo pueden ser variados pero no debería faltar el establecimiento de un sistema de acreditación de escuelas y programas de postgrado, que debe convertirse en un canal de permanente monitoreo de su funcionamiento y de información a la población en general sobre las fortalezas y debilidades de los mismos. 

 

Preguntas para reflexionar

1.     Qué papel debería jugar la Asamblea Nacional de Rectores para dar una mejor orientación a las políticas de desarrollo de los postgrados en el Perú?

2.     ¿Qué mecanismos de información sobre la calidad de los postgrados podrían ponerse en práctica para e vitar engaños y frustraciones?

3. ¿Cuentan las escuelas de postgrado con el personal calificado suficiente para ofrecer esta formación e incluso llevarlo a otras áreas geográficas donde no tienen su sede principal?

 


Tags: educación, docente moderno, maestro moderno, actualidad

Publicado por juang9106 @ 2:59 PM  | PUBLICACIONES
Comentarios (0)
Comentarios